Mobbing

He venido investigando y trabajando con este tema desde hace algún tiempo. Mobbing es una expresión inglesa que se la utiliza como sinónimo de "acosar", "maltratar", "molestar en grupo", etc. y se la usa para referirse la fenómeno cuando el jefe o un superior en el ámbito laboral abusa o maltrata a un empleado o un subalterno.

Muchos empleadores, porque pagan un sueldo se sienten con el derecho de acosar, molestar o agraviar a un empleado. En la práctica eso se traduce en persecusión y produce conflictos psicológicos, emocionales y físicos en los empleados, que muchas veces, carecen de las herramientas jurídicas, psicológicas y laborales como para defenderse.

Muchos empleadores son verdaderos psicópatas, que se gozan con el sufrimiento psicológico de sus empleados. De hecho, en España idearon el término "acoso psicológico laboral" o "psicoterrorismo laboral", para referirse al fenómeno.

No existe ninguna empresa humana, ni siquiera las organizaciones religiosas escapan a este flagelo. Y allí se da precisamente mi desazón. En los contextos eclesiásticos muchos se sienten autorizados a maltratar a subordinados con el justificativo de que hay una misión que cumplir que es superior. Con la excusa de "cumplir la misión" o "el avance del evangelio" se sienten autorizados a maltratar a quienes deberían orientar, guiar, proteger y ayudar.



Pero en ese cometido, arremeten contra empleados u obreros que en vez de sentirse protegidos se hayan a merced de individuos que confunden el poder con la tortura... No debemos engañarnos, no se puede espiritualizar la manipulación, el maltrato, ni la mofa de alguien que ocupa un puesto de responsabilidad.

Confío en que entendamos que ser cristiano no es una cuestión de asistir a una iglesia ni de escuchar sermones, es muy simple creer eso. Ser cristiano es una cuestión de vida, un estilo de vivir que condiciona todo lo que somos, lo que pensamos y lo que hacemos. Si eso no ocurre, entonces, ser cristiano es una burla a quien dijo que para ser primero hay que ser servidor de todos, en primer lugar.


También en una labor administrativa debemos ser cristianos, incluso, es cuando más debemos demostrar que tenemos como modelo a Jesucristo, que nunca molestaría, ser burlaría, abusaría, gritaría, humillaría a uno de sus subalternos.

1 comentario:

  1. Pareciera que esto se ha convertido en una fiebre,pues hay muchos que piensan que logrando el poder, eso les da la facultad de hacer daño. Pienso que tambien es un problema de autoestima. Pero, en conclusión, he llegado a comprender que no existe excusa alguna para remediar algunas acciones que afectan la suceptibilidad de los demás.Gracias Pastor por ampliar mi cosmovision de la vida, estoy seguro que Dios nos ayudará a brindar un grano de arena para ser el instrumento de cambio.
    Carlos

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes, opina por favor