Varón y mujer: ¿Quién subordinado a quién?

Talisma Nasrim es una mujer de baja estatura, morena, que viste elegantemente un sari. Nació en Bangladesh, es médica, tiene 32 años y seguiría, probablemente, en el anonimato, si no hubiera sido porque escribió un libro titulado Vergüenza, dirigido en contra de los extremismos religiosos de su país y de cualquier parte del mundo, que basados en la religión, discriminan y reprimen a la mujer. Ella sostiene que el Corán y la Biblia son libros extremistas que han convertido a la mujer en un ser inferior, menos que humano. Esa afirmación casi le ha costado la vida. Ha debido huir de su país –de religión islámica– y refugiarse en Suecia, que le ha ofrecido asilo.



He pensado que tal vez Talisma tenga razón, y sobre todo, me ha llamado la atención la comparación que hace del Corán, con toda su carga de fundamentalismo, con la Biblia. No obstante, al examinar el asunto con cuidado he debido concluir que, probablemente, Talisma Nasrim ha conocido un aspecto vergonzoso de la utilización de la Biblia por parte de algunos cristianos, es decir, afirmar conceptos que las Sagradas Escrituras no presentan.

El asunto es denso, pero hay una serie de versículos bíblicos que, aparentemente, justifican que el hombre sea el “amo” de la mujer y que el sexo femenino se mantenga en una situación de permanente discriminación. Quisiera analizar con cuidado, en lo que permite la extensión de un artículo, algunos de los textos que, supuestamente, “convierten” a la mujer en un ser subordinado al varón.

Principios hermenéuticos básicos

Iniciaré este análisis con Efesios 5: 23, que dice: "El marido es cabeza de la mujer". A partir de esta afirmación, muchos concluyen que quien debe mandar en el matrimonio es el varón y que la mujer está obligada a someterse a él. En una interpretación superficial de este texto, el hombre tendría una posición de autoridad que lo pone por encima de la mujer.

Pero, sin afirmar si esto es correcto o incorrecto, establezcamos algunos elementos, mínimos, pero muy importantes:

  • Todo versículo bíblico debe considerar el contexto en el que está escrito; es decir, se deben tomar en cuenta las ideas expresadas antes y después de este.
  • Toda conclusión a la que se llegue debe considerar el marco cultural en que fue escrito; es decir, hay que preguntarse, por ejemplo, ¿qué motivó al escritor a plantear este asunto en particular? ¿Qué problema hacía necesaria esa explicación?
  • Finalmente, cualquier idea a la que se llegue, debe concordar en fondo y forma con el contexto general de la Biblia; no es lícito elaborar una doctrina de un versículo aislado.

Contexto textual


He aquí el primer elemento: la idea de Efesios 5: 22 parte del 4: 17. El apóstol Pablo se está dirigiendo a una comunidad de creyentes nuevos en el Señor y es fundamental plantearles una serie de hechos de modo que ellos logren entender exactamente qué significa ser cristianos.

El apóstol comienza diciendo que, ahora que son hijos de Dios, deben actuar de manera distinta a aquellos que son hijos de las tinieblas, personas a las que él llama los “otros gentiles” (vers. 17), dejando en evidencia con ello que se está dirigiendo a gentiles (no judíos) convertidos.

Estos “otros gentiles” no convertidos están desviados del Señor en todos sus aspectos:

  • Mental. «Actúan movidos por la vanidad de su mente»; tienen sus «entendimientos entenebrecidos», son «ignorantes» (Efe. 4: 17, 18).
  • Físico. Son individuos «lascivos», «impuros» que hacen cosas innombrables (4: 19), tan vergonzosas que ni siquiera el apóstol se atreve a decirlas (5: 12).
  • Espiritual. No andan en la justicia ni en la verdad (4: 24).
  • Social. Están movidos por la codicia, por ello roban y además no tienen ninguna consideración por las otras personas; se enojan, gritan, maldicen, actúan con malicia (4: 28, 31). 
Por el contrario, ¿cómo deben actuar los hijos de Dios? Pues, de manera distinta. Ahora son «nuevas criaturas» (4: 24) y deben despojarse de su forma antigua de vivir (4: 22), y eso incluye una restauración
en todos los sentidos:

  • Mental. Ahora buscarán la voluntad de Dios. Es necesario que anden como sabios y no como necios (4: 23).
  • Físico. Deben dejar todo lo que contamina, el sexo ilícito y el licor, por poner algunos ejemplos, que probablemente en Éfeso eran un problema y que Pablo llama la «obra de las tinieblas» (5: 2, 18).
  • Espiritual. Se convertirán en imitadores de Dios y procurarán hacer la voluntad del Señor (4: 20, 21; 5: 2).
  • Social. Plantea al menos tres principios generales: 
         a) que sean benignos unos con otros (4: 32);
         b) que hablen siempre con una actitud de alabanza y un espíritu de adoración (5: 19, 20);
         c) que se sometan unos a otros en el Señor (5: 21), lo que Pablo llama «andar en amor» (5: 2).

En el contexto de esta última sección, el apóstol habla a casados, hijos, padres, siervos, amos o hermanos de la iglesia en general. Les está diciendo que actúen con un espíritu agradable y benigno (evidentemente porque los “otros gentiles” no lo son) y que se sometan unos a otros (también en el contexto de la conducta de los “otros gentiles”, donde solo hay sometidos y sometedores). En otras palabras les está diciendo: no procedáis como los otros gentiles, sino de manera distinta.

Para los matrimonios en particular, ilustra esta idea con Jesucristo (5: 22, 23). A los hijos se lo explica con el mandamiento expresado en el Decálogo (6: 1-3). A los padres, con la explicación de su deber de criar a sus hijos en el Señor (6: 4). A los siervos les manifiesta que deben servir a sus amos, como servirían al Señor (6: 5-8). A los amos les recuerda que Dios no hace acepción de personas (6: 9). Y ahora, a todos los hermanos –incluyendo matrimonios, hijos, padres, siervos y amos–, les dice que deben aferrarse al Señor, porque esta lucha es ardua, tienen que pelear contra fuerzas espirituales malignas, y que para vencer deben vestirse con la armadura de Dios (6: 10-20). Este es el contexto general, expresado también de una manera muy amplia.

El varón, "cabeza" de la mujer

Ahora, detengámonos en los versículos que nos interesa destacar. Pablo dice: «El hombre es cabeza de la mujer así como Cristo es cabeza de la iglesia».

Antes, en el versículo 21, ha dicho que hay que someterse unos a otros, y eso incluye a los esposos, quienes deben someterse a las esposas y viceversa, concepto que ha desarrollado en 1 Corintios 7: 4 en el contexto de la sexualidad.

La clave del versículo es la expresión “como”. El apóstol hace una comparación. En ningún caso está diciendo que los maridos deben convertirse para sus mujeres en algo así como en “Cristo”; tal cosa
sería una blasfemia. Simplemente está buscando un punto de comparación para que sus oyentes, “gentiles convertidos”, puedan entender más plenamente la idea que está queriendo expresar: “Andar en amor” y “someterse unos a otros”, son comparaciones y como tal tenemos que entenderlo.

¿Qué hizo Cristo por su iglesia?

  • Se entregó por ella al grado de dar su vida;
  • su acción tuvo como fin santificar la iglesia; 
  • todo esto estuvo motivado por un amor incondicional; 
  • la amó como a sí mismo; 
  • después de su sacrificio de muerte, sustenta y cuida a la iglesia.

¿Qué motiva al apóstol a decir esto? 

Pues, un elemento cultural que no debemos pasar por alto. Pablo se dirige a “gentiles convertidos”; todos ellos de nacionalidad no judía, probablemente, la mayoría griegos. Para la mentalidad de esos pueblos, la mujer era poco más que un animal y, en algunos casos, los animales tenían más valor. Era un ser que no tenía derechos. Los hombres podían disponer de sus mujeres como si fueran bienes. Ningún hombre estaba obligado a amar a su mujer, por el contrario, ni siquiera estaba obligado a sustentarla. De ahí su insistencia en que el marido ame a su mujer (cosa que en Occidente aparece como natural, mientras que en algunos países orientales, la mujer siga sin contar).

Por otra parte, la expresión “cabeza”, en Occidente, ha llegado a ser símbolo de dominio y de poder. Pero, no es esto lo que está queriendo decir Pablo; él está señalando la unidad indivisible que existe entre Cristo, quien da vida a la iglesia, y esta; su énfasis no está en la autoridad, sino en la entrega mutua. La iglesia se somete a Jesucristo por el amor que despierta su acción redentora y sacrificada en pro de ella, así como
Cristo se somete a la iglesia, al grado de ofrendarle su propia vida. Sometimiento mutuo es lo que quiere expresar, no despotismo.

Conclusión

Digamos a manera de conclusión que Pablo entiende que el hombre es cabeza de la mujer; pero el parámetro para medir esta imagen literaria es Cristo. Si alguno quiere ser cabeza de la mujer, no significa que deba ser él quien dé las órdenes, quien someta, quien dicte, quien sea conciencia de su mujer; esto es, justamente, lo que Cristo no hace con su iglesia. Cristo salva, se entrega, se somete a la muerte, deja todo, sustenta y cuida. Si alguno no está en condiciones de asumir ese papel, entonces difícilmente puede llamarse cabeza de su mujer.

4 comentarios:

  1. Me parece muy bueno su comentario sobre este tema. Yo siempre he sabido que La Palabra de Dios es perfecta, puesto que Dios es Perfecto y no hace acepción de personas, y no Ama a unos y a otros no...Somos Su Creación.
    Es cierto que La Bíblia y también El Coran, está siendo utilizado para fines propios en manos de personas que los utilizan para su propio beneficio y esto confunde muchísimo a personas que buscan La Verdad.
    En Génesis 1 : 27, nos dice que fuimos creados a Imagen y semejanza de Dios.
    En Su Palabra, no hay subordinación del uno para con el otro. Hay respeto y amor del uno para con el otro.
    Ambos somos complementarios, porque así nos ha creado Dios.

    ResponderEliminar
  2. excelente profe !
    Tal vez cuidar un extremo nos puede llevar a otro... Lo que la iglesia hoy en día por estos lares necesita tanto es que cada cónyuge tenga en claro su RoL. El no definir nuestra ubicación en el orden establecido por Dios ha generado un sin fin de complicaciones, no solo problemas en la familia, en la iglesia y en la sociedad, de hecho.

    G blss U!

    ResponderEliminar
  3. para algunos cuantos este articulo, no les va a gustar nada de nada ehhh jajaja especialmente por aqui por Chile, q son tan machistas y buenos pa interpretar a su manera... gracias una vez mas pr

    ResponderEliminar
  4. Si nuestros maridos nos aman como Cristo amó a la iglesia, de qué temer que ellos sean cabeza? Esa es la clave. Si yo me siento tan amada y valorada como Cristo amó y valoró a la iglesia, lo demás son bendiciones. Bendiciones.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.