Un Dios de amor

“Dios es amor” 1 Juan 4:8

Visité el Museo de la Inquisición en Lima por primera vez el año 1994.

Adentrarse en ese lugar es como hacer una visita a un teatro del horror.


Nunca había estado tan cerca del significado de la tortura y el sufrimiento inflingido a otros por un ser humano.

Aunque había leído varios libros sobre la Inquisición y las atrocidades que se hicieron en dicho periodo, nunca había estado tan cerca de entenderlo.

Lo que me produjo más impacto y que me hizo vivir momentos de mucha tensión emocional fue leer los “autos de reos”, es decir, las proclamas que se leían mientras llevaban a los condenados a la hoguera o a la tortura. Me produjo desazón leer ese castellano antiguo tan lleno de las palabras “amor”, “salvación”, “alegría”, “Jesús”. Era un contrasentido que se mencionaran dichos vocablos en el contexto del horror y el sufrimiento que a nombre de un Dios de amor se inflingía a otros.

Quise creer que aquello era producto de la fantasía de algún escritor alcohólico o alucinado, sin embargo, tuve que ceder ante la evidencia irrefutable de lo que estaba ante mis ojos. Sacerdotes vestidos de frailes que mientras oraban otros inflingían sufrimientos atroces a seres humanos con la excusa de salvar su alma.

Aunque dichos actos fueron realizados a nombre de Dios, no proceden de la mano del Dios que decían proclamar. Sólo el enemigo de Dios pretende por medio de la coerción, la tortura y el sufrimiento doblegar la voluntad humana.

El enemigo de Dios realiza esfuerzos denodados “para desfigurar el carácter de Dios, para dar a los hombres un concepto falso del Creador y hacer que le consideren con temor y odio más bien que con amor”.[1] Toda vez que el nombre de Dios es blasfemado por una acción supuestamente atribuible a Dios, es Satanás quien está detrás como maquinador.

Hoy en día la estrategia sigue siendo la misma. Mostrar a un Dios implacable, lejano y que se complace con hacer sufrir a los seres humanos.

Dios es un Dios de amor (1 Jn 4:8). Nada hay en su carácter ni en la revelación que nos trajo Jesucristo que muestre arbitrariedad, complacencia en el dolor o intento siquiera de obligar a la humanidad a seguir sus dictados, todo lo contrario, nos ama tanto que nos ha dado la capacidad de elegir al grado que podemos optar por rechazarle.


© Dr. Miguel Ángel Núñez. Prohibida su reproducción parcial o completa sin la autorización expresa del autor.

[1] (Elena G. de White, Seguridad y Paz, 14)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios son importantes, opina por favor