Hacer presencia

Dr. Miguel Ángel Nuñez

Son jóvenes, idealistas y buscan marcar la diferencia con un grupo denominado Hand Life (Manos de vida), —me habría gustado un nombre latino, pero en fin—. Participaron en un casting de busca talentos en la Televisión chilena y llegaron a presentarse en televisión abierta para todo el país. Realizan el difícil arte del teatro negro de Praga, se ve más fácil de lo que parece.

Pertenecen a una nueva generación de jóvenes cristianos que se exponen, que no tienen empacho de defender sus valores de una manera en que habitualmente no se hace, al menos en círculos cristianos que suelen hacer defensas en lugares “protegidos”, es decir, en iglesias o eventos controlados por otros cristianos. Participar de un programa de televisión implica someterse a la posibilidad de escarnio público o de crítica, cuestión que muchos cristianos prefieren obviar y buscar el camino de la no exposición pública. Cuestión que resulta paradojal toda vez que los cristianos estamos llamados a “proclamar” a Jesucristo. La expresión “proclamar” implica hablar, exponer, ir, pararse en las esquinas y en lugares altos para decir a voz en cuello lo que se cree.


Los jóvenes de Hand Life, originarios de la ciudad de Iquique, en norte de Chile, pertenecen a la Iglesia Adventista, por eso tienen doble mérito, puesto que el adventismo en general, tiende a no exponerse ni a hacer defensa pública de sus valores, a menos que sea en contextos controlados por ellos mismos. Siendo una congregación muy conservadora, más allá de lo prudente en muchos temas, la actitud ha sido siempre mantener distancia de los medios de comunicación masiva y pública. Pero esta vez, un grupo de jóvenes ha mostrado que si se puede, y con altura de miras, mostrar un mensaje de esperanza sin sentir vergüenza por lo que se cree, ni transar con los valores que se postulan. Son los jóvenes los que están dispuestos a marcar la diferencia en este aspecto.

Al verles emociona la sencillez y a la vez la profundidad de su mensaje. Aún los jueces, acostumbrados a ser críticos, duros e implacables cuando algo no les gusta, cedieron ante la nobleza de su propuesta. Dos de ellos, que públicamente se confesaron no creyentes manifestaron estar agradecidos por una propuesta no sesgada por el triunfalismo denominacional ni por querer imponer a otros un criterio de vida, y ese es el camino que muchos cristianos parecieran haber olvidado. La defensa de la fe no puede seguir el camino de la discriminación o de la exclusión de los que no creen, porque visto así se presenta una paradoja, los mensajeros anulan a quienes deberían recibir el mensaje.


Como es de esperar, algunos de las mismas filas adventistas, se han opuesto a que jóvenes cristianos se presenten en medios de comunicación masiva. No voy a discutir los argumentos que me parecen absurdos y decimonónicos… sólo diré que el que un medio sea comercial, no anula la posibilidad de exponer la fe, porque de otro modo, se cae en una aporía lógica puesto que los mismos cristianos usamos medios de comunicación para transmitir el mensaje de salvación.

Una sola crítica me atrevo hacerle a Hand Life, al presentarse como “adventistas” y no como “evangélicos”, terminan dando un mal mensaje al mundo cristiano. Al presentarse de este modo se da una idea sesgada al resto de las congregaciones cristianas y de esa forma se valida el prejuicio de que los adventistas no son “evangélicos”, es decir, no comparten el evangelio, cuestión que es errada y equívoca. Los adventistas son cristianos que comparten el evangelio, aparecer como distantes del resto de las congregaciones cristianas no es correcto, al contrario, genera molestia y la sensación de estar frente a una secta y no una iglesia. Por esa razón, en España, el único país que yo sepa, la Iglesia Adventista cambió su nombre y se denomina Iglesia Cristiana Adventista, para no dar mensajes equívocos. Corrigiendo eso, pueden transmitir un mensaje de esperanza en todos los ámbitos. Si radicalizan su visión triunfalista de pertenecer a un grupo separado, entonces, sólo aparecerán como miembros de una secta que quiere ganar presencia, lo que no sería sabio ni justo para el mensaje evangélico que el adventismo pretende transmitir.

Una nueva generación

Lo que los jóvenes de Hand Life han hecho se suma a una tendencia de jóvenes cristianos adventistas que se atreven en medios habitualmente reservados para público no adventista. Me recuerda una presentación en vivo que hicieron un grupo de jóvenes del Colegio Adventista de Sagunto, en España en un centro comercial, y que fue alabado por muchos y criticado, lamentablemente, por otros adventistas, especialmente latinoamericanos (que en su mayoría tienen vocación de “porteros del cielo”).

Por ejemplo, durante los dos primeros años y de manera consecutiva, uno de los programas de concursos de talentos vocales en EE.UU. más visto de la televisión mundial, ha tenido como ganadores a dos grupos de jóvenes adventistas.

El programa Sing-Off, de la cadena NBC, es un programa que busca talentos en canto pero Acapella. Los participantes son seleccionados de grupos que cultivan este arte de todo EE.UU. y Puerto Rico. Luego, durante varias semanas participan mostrando sus condiciones artísticas. El jurado, compuesto por tres músicos especialistas, va eliminando a un grupo cada semana. En la última semana, son los espectadores desde sus casas los que eligen al ganador.

Nota

El año 2009 ganó un grupo de jóvenes de Puerto Rico, todos graduados del Antillean Adventist University, de Puerto Rico. Su grupo se denomina “Nota”.

El grupo fue formado por Johnny Figueroa, neurocientífico del Center for Health Disparities and Molecular Medicine at Loma Linda University, en California. Mientras asistía a la Academia Adventista del Oeste de Puerto Rico, comenzó a aficionarse al canto a capella. Al comienzo participó en el grupo a cappella, SoundStage, al mudarse a California en 2007. SoundStage ganó varios concursos, pero Figueroa abandonó el grupo por no identificarse con su música.

Cuando Figueroa se enteró que se estaba preparando un programa en la NBC de competencia de música a capella, llamó a varios amigos y los convocó, así llamó a Juan Díaz, profesor de educación física, Ludwig Henderson, entrenador personal, José Rodríguez y Edgar Ríos, representantes de ventas de productos farmacéuticos, y David Pinto, ingeniero de sonido. Después de horas de conversaciones y ponerse de acuerdo formaron el grupo Nota.

El concurso de Sing-Off realizó audiciones en Los Ángeles y los jóvenes de Nota quedaron admitidos. El programa ofrecía un premio de 100.000 dólares y un contrato exclusivo con Sony Music.

Desde el primer momento los jueces, Ben Folds, Shawn Stockman, y Nicole Scherzinger, señalaron las condiciones y el sonido de NOTA. Finalmente, luego de varias presentaciones Nota fue elegido ganador.

Nota decidió dar a conocer su fe no de manera abierta ante la audiencia, sino expresar sus convicciones mediante sus acciones. Otra idea que algunos cristianos parecen haber olvidado. Llamó mucho la atención que los miembros de Nota invitaron a los demás grupos a unirse en oración antes de las presentaciones. Los jueces destacaron su actitud humilde y no soberbia.

Gracias al contrato que han hecho con Sony Music los miembros de Nota ya grabaron un disco y están realizando presentaciones en vivo en diferentes partes del mundo.

Committed

En la siguiente versión del año 2010, se presentaron 10 grupos, entre los cuales estaba Committed (Compromiso) un grupo de jóvenes estudiantes de la Universidad de Oakwood, en Alabama, EE.UU., la universidad adventista para gente de color que se formó en el sur de los Estados Unidos a comienzos del siglo pasado.

Los seis jóvenes manifestaron desde un comienzo ser un grupo de cantantes cristianos, que nunca habían cantado música popular, pero aceptaron el desafío, y estuvieron entre los favoritos del jurado y del público desde un principio.

De hecho el grupo fue profusamente alabado por los jueces Ben Folds, Shawn Stockman, y Nicole Scherzinger. Shawn en algún momento manifestó estar ante un grupo insuperable, Ben alabó la actitud y lo que reflejaban sus canciones, finalmente Nicole, emocionada hasta las lágrimas agradeció al grupo de jóvenes cristianos de llevar un mensaje de esperanza a un mundo que tanto lo necesita.

Los jóvenes provenientes de Huntsville, Alabama señalaron en todo momento su confianza en Dios. De hecho, cuando recibieron su galardón como ganadores de la versión 2010, Therry, líder del grupo señaló: “Le debemos todo esto a Dios”.

“Siento que estoy viviendo un sueño”, manifestó Geston Pierre, quien celebraba junto al resto de los miembros del grupo Robbie Pressley, Tommy Gervais, Dennis Baptiste, Maurice Staple y Therry Thomas. Desde un comienzo fueron los favoritos de los jueces y del público que votó masivamente por ellos, dejando en el camino a otros grupos de gran calidad artística.

Acaban de grabar su primer disco y han comenzado una gira mundial para mostrar sus condiciones artísticas.

Una nueva generación

Mientras muchos cristianos adventistas se “ocupan” en discusiones bizantinas sobre cuestiones tangenciales que a un grupo les parece el centro mismo de la fe (música y apariencia), otros jóvenes están dando la cara para mostrar que la fe se vive de cara al mundo y no encerrado entre cuatro paredes auto elogiándose de cuán buenos son en comparación a otros.

Hay una generación que está quedando rezagada en sus convencionalismos medievales, ocupados en un sinfín de actitudes que nada tienen que ver con la sencillez del evangelio y la propuesta de Cristo de ir a todos, sin distingo de lengua, raza, ideología, sexo, condición social o cualquier separación.

La nueva generación está saliendo de los oscuros pasillos del triunfalismo y el orgullo denominacional para exponer la verdad clara y sencilla, incrustarse en el mundo, y cumplir el legado de Cristo que dijo: “No pido que los apartes del mundo, sino que los apartes del mal”, y hay una diferencia que aunque parece ser sutil, está en el centro mismo de la misión cristiana. ¿Cómo puede cumplirse la tarea de evangelizar a la distancia? ¿Cómo es posible hablar del amor de Dios parapetados en las almenas doradas de puestos políticos y comodidades denominacionales? ¿Cómo hablar del amor de Dios sin demostrar amor por los que están en desacuerdo y tienen vidas opuestas a las nuestras? En realidad, ese es el mayor desafío del cristianismo, vivir el evangelio y no gritarlo desde terraplenes aislados.


En buena hora que sean jóvenes los que estén mostrando otro camino, el de la exposición, del entusiasmo por vivir el evangelio, sin ser triunfalistas, sino con humildad, como siempre debió haber sido. No es en el aislamiento donde se cumple la misión evangélica ni en los discursos cargados de triunfalismo orgulloso, sino en la relación cara a cara, en la amistad con no creyentes y en la relación con los desplazados y excluidos de este mundo… en suma, siguiendo el ejemplo de Cristo que se juntaba con prostitutas, cobradores de impuestos, ladrones y todos los despreciados de este mundo. Ya va siendo hora de mostrar un evangelio de amor y no de normas. Lo primero es de Cristo lo segundo proviene de un espíritu sectario al que tenazmente se opuso Jesús al llamarlos “sepulcros blanqueados”…

______________________________

Copyrigh: Dr. Miguel Ángel Núñez. Se prohibe la publicación parcial o total del artículo, sin previa autorización del autor.

6 comentarios:

  1. “No pido que los apartes del mundo, sino que los apartes del mal” Graciassssss!!!!! Dios lo bendigaaaaaa!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. En esto creo yo también... está muy claro, donde para otros es tan oscuro, errado y pecaminoso, nosotros vemos que hay hermosas oportunidades que se desaprovechan... Gracias estimado Miguel Ángel! Voy a re-publicarlo en mi site, citando la fuente!
    Bendiciones!!

    ResponderEliminar
  3. Excelente articulo Miguel. Me alegro de que tengas esa visión de la realidad, y que apoyes a las nuevas genéraciones. Ya lo comparto por facebook. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Súper!!! lo voy a publicar en mi muro de face, siempre lo hago citándolo (con orgullo) :-D

    Sabe Pr. Miguel, a veces pienso que a algunos hermanos lo único que les preocupa con respecto a la música es no parecerse "a..." en vez de adorar "A".

    Muchisimas bendiciones!

    ResponderEliminar
  5. amigo miguel involucrarse con el mundo y hacer lo que el mundo hace es difrente, ahora donde quiera que vayamos tenemos que ser luz no oscuridad y no importa la religion, recuerda que Jesus cuando vino al mundo no dejo ninguna religion sean catolicos, bautistas, adventistas, mormones, pentecostales como quieran llamarse solo se que debemos brillar donde estemos y sabes, porque los adventistas ganan no solo en ese concurso donde quiera que lleguen porque de armonia sabemos ese don lo da Dios y nosotros lo tenemos que Dios les bendiga siempre y no importa lo que hagas brilla no para que la gente diga, si no que a travez de tu luz personas puedan llegar a sus pies que al final ese es el cometido que tenemos todos.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes, opina por favor