El modelo encarnacional


Dr. Miguel Ángel Núñez

Jesús se encarnó. La Biblia dice que “el Verbo (Cristo) se hizo hombre y habitó entre nosotros” (Jn. 1:14). El concepto “habitar” es el mismo término que se utiliza en el Antiguo Testamento cuando Dios dice “habitaré en medio de ellos” (Ex. 25:8).


Jesús vino a habitar en esta tierra, a vivir entre personas de carne y hueso. ¿Cómo lo hizo? No quiero detenerme en aspectos teológicos sino en hechos que pasamos por alto a menudo y no logramos entender lo que significa en términos de misión.

Jesús vino a vivir a Palestina, una tierra agreste, con caminos polvorientos, con ciudades pequeñas y atrasadas. No vino a estar en un palacio, sino en el hogar de una familia trabajadora, no pobre, pero si carente de muchas de las comodidades que habría tenido en casa de algún rico. Vino, se instaló y compartió el día a día como un judío más.

Aprendió a hablar arameo, porque era la lengua del lugar. Podría haber hablado en griego, copto, chino, árabe o cualquiera de los idiomas de la gente de su tiempo, pero optó por un idioma que sirviera para comunicar, para dar a conocer su mensaje.

Se vistió a la usanza de Israel, utilizando sandalias, túnicas, turbantes y usando pelo largo y barba, por qué así era la forma de vestirse y de lucir en esa época. Podría haber optado por el estilo griego que era más elegante, o por una forma de vestir oriental, que tendía a ser más sofisticada. Pero nada de eso, se vistió como uno de ellos, no quería ser distinto, buscaba llegar con un mensaje y se incorporó a una cultura desde adentro.

Comió las mismas comidas que acostumbraba la gente de ese tiempo, pescado, cordero, pan, frutos secos, hortalizas de fácil cosecha, y no impuso una dieta exótica o traída de algún otro lugar.

Jesús se acercó, él vino, no espero que fuera la gente a su encuentro. Fue al templo en épocas de fiestas religiosas, porque sabía que allí estaría la muchedumbre. Se acercó a las plazas, porque allí estarían los que no irían a otros lugares de alta alcurnia, conversó con las prostitutas, con los despreciados, con los ladrones y también se acercó a los soldados y a los publicanos. Él fue, no espero que vinieran a su encuentro.

Seguramente cantó la misma música y expresó del mismo modo como lo hacía la gente de ese tiempo. Podría haber traído una música celestial, para maravillar a todos, pero simplemente se adaptó a lo que ellos conocían.

Se hizo uno más entre los pecadores. Sin ser pecador, se relacionó con todos los que quisieran darle un lugar y una oportunidad para escuchar su mensaje.

Los cristianos, luego de más de 2000 años de seguir sus enseñanzas, aún luchamos por entender la sencillez de su forma de actuar y vivir la misión.

Nosotros pretendemos que los demás, antes de acercarse a Dios cambien sus maneras de actuar, porque creen que Dios se sentirá halagado con dicho cambio. Pero Jesús no le pidió nunca a una prostituta que se cambiara de ropa antes de hablar con ella. No le solicitó a los ladrones profesionales de su tiempo, como Zaqueo, que dejaran de robar antes de estar en su presencia. Ni les pidió a los fariseos que dejaran de ser hipócritas para entablar una relación con él.

En el modelo encarnacional que él mostró, fue él el que se sometió a la cultura y a la realidad del pueblo judío, porque quería ganarlos y deseaba fervientemente darles a conocer algo mejor. Pero los llevó desde lo que ellos conocían hasta un lugar que desconocían.

Muchos cristianos pretenden que la gente cambie sus gustos, sus formas de vestir, su manera de encarar la vida, antes de ser aceptados por Cristo, sin entender que Jesús nunca hizo eso y que el modelo que mostró fue inversamente distinto al que cristianos cómodos en sus sillas acojinadas en las iglesias esperan que se realice.

Jesús dijo: “Vayan y hagan discípulos”.

El mensaje de muchos cristianos de hoy es: “Venga a escuchar a ver si quieren quedarse con nosotros”.

Jesús dijo “id”, hoy día decimos “vengan”.

Algo muy serio pasa en nuestra mente cuando no captamos la sencillez del método de Cristo. Jesús comió la comida de sus vecinos, escuchó su música, cantó sus baladas, caminó por sus ciudades, pernoctó en sus casas, porque quería que escucharan la hermosura de su mensaje, para que después que lo aceptaran pudieran contemplar otra realidad mucho más bella, pero nunca podría haberla mostrado, si primero no los escuchaba y vivía con ellos.

Jesús habitó en medio de ellos. Sigue siendo el único camino para llegar con el mensaje más portentoso de la historia a quienes ven que sus vidas se apagan por falta de sentido.

Tal vez sea hora de dejar de criticar y que nos pongamos a caminar en dirección a los lugares donde están los que están perdidos. Es lo que haría Jesús, no se quedaría entre cuatro paredes esperando a que lo vengan a escuchar. Iría donde está la gente, se haría amigos, los escucharía, los amaría incondicionalmente, y luego, ellos lo seguirían porque sabrían que es honesto y verdadero.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

3 comentarios:

  1. Muchas gracias pastor por este post, realmente digno de reflexión.

    ResponderEliminar
  2. enviar este tipo de información cristiana a la persona siguiente verónica.sedo@hotmail.com....(observar que lleva un punto después de la palabra verónica)..gracias

    ResponderEliminar
  3. JESUS SENOR DE SENOR, CABALLERO NOBLE Y EQUILIBRADO LLENO DE AMOR Y COMPASION...ATENTO SIN SER SERVIL...PORTE DE DIOS...POR QUE ERA DIOS...HECHO HOMBRE...GRACIAS POR HABERNOS CREADO Y DARNOS LA CAPACIDAD DE ANALIZARTE Y CONOCERTE Y REGOCIJARNOS EN TI..

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog, y a las personas que lo leen. Te agradezco por tus aportes. Sin embargo, ten en cuenta que para que se publique lo que comentas debes indicar tu nombre (no se publicará ningún mensaje anónimo), y no debe aparecer ningún enlace a alguna página, número de teléfono, o dirección. Además, no se publicará ningún comentario con tinte ofensivo, homofóbico, discriminatorio, insultante o irrespetuoso. Todo lo demás, es bienvenido.