Monólogo con Dios


Dr. Miguel Ángel Núñez

Querido Dios, he llamado a esto un “monólogo” porque para que sea diálogo tendría que escucharte… y para decir verdad, no estoy para sustos porque si escuchara tu voz me daría un síncope cardiaco y pensaría que estoy loco, porque aunque creo en los profetas, no creo que sea uno de ellos, así que me tendrías que dar una muy buena evidencia que me estás hablando porque de otro modo me iría derecho al primer psiquiatra que encontrara.

Te conozco desde que soy niño, a decir verdad, usar la palabra “conozco” es medio grande… sé de tu presencia desde que estoy niño, suena mejor. No ha habido semana donde no haya ido a la iglesia desde que nací y no hay semana en que no abra la Biblia para “escuchar” tu voz, una forma metafórica de decir, porque a veces se me complica verte en medio de tanta sangre, genocidios y otros homicidios, injustamente siento achacados a ti.


Estoy en mi mediana vida. ¿Puedes creerlo? Pasé la curva de los 40 hace rato y veo el cementerio más cerca de lo que alguna vez observé. Ahora, cuando pasó frente a un cementerio es como ir de shoping, me pongo a pensar en qué lugar estaré… antes ni se me ocurría. Pero no es de lo que te quiero hablar, con la muerte ya me reconcilié hace rato, sé que voy a morir por eso vivo cada día como si fuera el último y nada más, no me canso ni me agoto con otra cosa, el momento es el importante, lo otro, no tiene trascendencia.

En mi mediana vida comienzo a valorar las cosas de otra forma. He logrado mucho, pero en el fondo, siento que no he logrado nada. He asistido a cinco universidades, a veces ni yo lo creo, al ver a tantos hijos de pobres como yo, pero aquí estoy, exhibiendo títulos y en busca de más. He visitado más países de los que alguna vez soñé y todavía espero más. He tenido una familia maravillosa con una esposa que me ha soportado más de lo que yo me soporto a mí mismo y con hijos extraordinarios que han salido estupendos pese al padre que les tocó en la lotería de la vida. Espero con mis nietos hacer más, al menos, jugar más que lo que hice con mis hijos. He escrito 60 libros, pero siento que no he escrito nada, aunque siempre busco más. Pero no es de lo que quiero hablarte. ¿Estoy dando muchos rodeos verdad? Es que no es fácil hablar contigo… así a corazón abierto.

En estos días me siento con un peso, una carga que no sé con quién conversarla sino contigo. Sé honesto por favor, contéstame de alguna forma: ¿Cómo hago para tratar con los que hablan en tu nombre, pero con tanta pedantería, orgullo, vanidad y suficiencia propia que su discurso soberbio me cae como dolor de estómago? ¿Cómo hago para amar a gente que sólo destila rencor y desprecio en tu nombre? ¿Cómo hago para tratar a quienes buscan adorarte denigrando a todo aquel que no encaje en sus premisas absolutas? ¿Qué hago frente a personas que defienden la pureza denigrando y atacando a todo aquel que falle en los límites morales que se han autoimpuesto? ¿Cómo encuentro a Jesús en gente que habla a nombre de Cristo con los ojos hinchados de odio y supurando discriminación, fuego del cielo y bocanadas de rabia contenida en cada palabra que pronuncian? Dímelo por favor, porque averiguarlo se me está haciendo pesado.

Pero lo que en realidad quiero saber Señor, es: ¿Qué haces para evitar que tantos agoreros hablen en tu nombre? Porque a decir verdad, esa es tarea tuya no de quienes te amamos, al fin de cuentas, el Dios eres tú, no yo.

Sé que es medio osado decírtelo, pero ¿qué más da? A lo largo de los siglos te han criticado tanto que unas palabras mías no te harán mella. Sólo quisiera saber dónde estás ante tanta blasfemia que se emite en tu nombre.

Y ya que estamos, ¿sabes lo que realmente quisiera? No es que quitaras a los que destruyen tu imagen exhibiendo sapiencia supuestamente divina, sino que nos volvieras a mostrar el camino, ese que dejamos en algún recodo, que se nos perdió entre tantos discursos, el camino de la humildad, de la sabiduría, de la bondad, de la auto humillación que nos mostró Jesús. Pero tendría que ser en pantalla gigante y con sonido Dolby, de otro modo, conociéndolos, ni te darían “bola” como dicen en algunos países.

Y si me aguantas otro poco, quisiera que no existieran más templos, sí, así como lo oyes. Desearía que hicieras una destrucción masiva de todos los lugares de culto porque siento que te hemos dejado encerrado entre cuatro paredes y no queremos invitarte a la casa, al trabajo, al campo de deportes ni a los lugares cotidianos, porque allí pareciera que no estás. En la esquizofrenia religiosa que vivimos, te hemos dejado encerrado en un edificio, circunscrito a un día y a una hora, la misa de 11 del sábado o del domingo, luego nos vamos a casa muy tranquilos de que ya cumplimos con la hora de costumbre y listo. ¡Qué lindo sería que nos acompañaras a casa! Quisiera invitarte a ver una película, a una conversación con algunos amigos y a jugar Scrabble, a ver si te gano, al menos haría el intento si tu fueras tan cortés de dejarme ganar, no te olvides que soy tu hijo y no quieres herir mis sentimientos, lo digo por si acaso se te va...

¡Ay Dios! Quisiera abrazarte, tocar tu barba, siempre me he imaginado que tienes barba, pero es sólo mi imaginación de niño, porque no tengo idea cómo serás cuando te vea. Quisiera agradecerte por soportarme. Por perdonarme por los errores que he cometido, por mis flaquezas, por las veces que me he apartado de tu camino, por los escándalos que he provocado, por cualquier cosa que de alguna forma haya dañado tu imagen, porque a decir verdad, ¿qué haría sin tu misericordia? ¡Qué lindo saber que me amas, pese a lo que dicen los agoreros que venden la idea que me odias cuando me equivoco!

¿Podrías hablarme en alguno de estos días? No me llames por teléfono que mi corazón es frágil, pero ingéniatela, dime algo, que en estos días estoy más necesitado que nunca que me des una espaldarazo y me devuelvas la esperanza, la seguridad de que pese a todos los errores que cometemos en tu nombre, tú sigues ahí, alentándonos y esperándonos con los brazos abiertos. Sé que llegaremos hasta ti mancos, cojos, barbudos, lampiños, peli largos y rapados, orejones y sin orejas, con aros y sin aros, con maquillajes y sin maquillaje, con deudas y sin deudas, con mojigaterías y con autenticidad, con hipocresías y verdades, con baterías y laudes, y que tú estarás con tu infinito amor esperándonos, como un padre que espera con amor a sus hijos para abrazarlos y luego, con infinita paciencia, ayudarles a encontrar el mejor camino. Amado amigo, ¿me esperas tantito? Voy camino a ti y espero no perderme en el trayecto, ¿me ayudarías?

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

30 comentarios:

  1. Te aprecio mucho en el Señor, Pastor Miguel Angel, gracias por hacerme llorar y latir mi corazón al ritmo de tus "audaces peticiones". Pienso igual que vos. Emilse.

    ResponderEliminar
  2. Me emocioné hasta las lágrimas... ¡Gracias! ¡Muchas gracias!

    ResponderEliminar
  3. Estoy llorando de emoción y de alegría, ¿cómo se puede decir tanto en tan pocas palabras? ¡Qué estupendo don!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, hermoso, faltan palabras.

    ResponderEliminar
  5. Estamos tan llenos de culpas que nos cuesta hablarle a Dios asi, con tanta honestidad... me alegró el día completo. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Pastor Nuñez, admiro a los que con la palabra escrita pueden decir tanto y de tan bella forma. Y el contenido; espectacular!! Los honoris causa, doctorados y diplomados destellan en los púlpitos, muchas veces huecos, lejos de los que sentados abajo los escuchamos. Alguien que levante nuestra voz. Que vuelva el Ministerio de la Bondad.

    ResponderEliminar
  7. gracias pastor,nos falta tanto.

    ResponderEliminar
  8. lo máximo, sé que tal vez perdimos el camino; pero gracias por hacernos recordar que DIOS no solamente es un templo, sino que él en verdad es un amigo que espera que lo incluyamos en cada instante de nuestra vida..Paúl

    ResponderEliminar
  9. Que bello pastor, me encantaría escribir así, muchas gracias.

    ResponderEliminar
  10. Profundo, a mas de uno nos hace llorar de emoción, y de tener un Padre que nos ama tanto: Dios

    ResponderEliminar
  11. Qué coincidencia Pr. Miguel Angel, hace unas dos semanas pensaba lo mismo "que no se le ocurra a Dios hablarme que no soy profeta y que seguro me muero". Que quisiera verlo y no puedo. Lindo mensaje, me vi retratada en él. Felicidades por poder expresar en las palabras más bellas lo que yo siento hacia Dios. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Es la simpleza de la verdad. que palabras salen de nuestro corazon y si si si es alli donde esta alojado lo que realmente nos interesa. gracias. que Dios lo siga acompañando Dr. Anibal Olivera - La Rioja - Argentina

    ResponderEliminar
  13. Juan Angel Aparicio6 de febrero de 2012, 14:07

    Gracias Pastor, es maravilloso "escuchar" a Dios a través de mensajes como el suyo, siento tan pecador pero lleno de esperanza en Cristo Jesús.
    Le pido por favor de no dejar de escribir y enviar sus mensajes, que nosotros(los lectores) podemos sensibilizar nuestros corazones y asi tener un encuentro con Jesús. Gracias por enviarme.
    Saludos desde Ñaña, Perú.

    ResponderEliminar
  14. Gracias Pastor, realmente que linda expresión a nuestro Dios

    ResponderEliminar
  15. Gracias Pastor por enviar su mensaje y desda manera hablarnos, concientizarnos. Q realmente no somas nada ante la presencia de Dios ya que todos somos pecadores. Ojala pudieramos dar el ejemplo en cada una de nuestras vidas y ser un puente a laverdad, la bondad de Dios. A veces hay grandes distancias en lo que escuchamos y las obras. Pero no debemos dejar de morir nuestra espernaza en la fe de la certeza de las cosas. Agradesco que ante las perpejidades de la vida Dios siempre nos tiende su mano para poder sobrepasar todos los obstaculos ya que vivimos en tiempos difíciles. Que realmente hay que ser valiente y estar caminando con Dios todo el momento cada día para llegar a la meta. Que Dios nos ilumine para saber que hacer en cada momento y con el don de nuestra vida que nos ha dado.

    ResponderEliminar
  16. Ay pastor, tengo los ojos con lágrimas, hoy día ha sido un día difícil, un amigo me envió un link, lo abrí de mala gana, pero ha sido el mejor regalo para este día, me ha levantado el ánimo, me ha renovado las fuerzas. Pensar que Dios es tan grande y nuestras mesquindades tan pequeñas... gracias una vez más. Un abrazo desde la Patagonia.

    ResponderEliminar
  17. Gracias por tus palabras mi querido pastor...tb me ministran si éstas salen de lo profundo, en especial si tu intención es solo decírselas a ÉL que todo lo sabe, que todo lo escucha que todo conoce....Dios te bendiga...un abrazo.

    ResponderEliminar
  18. Cruda sinceridad en la oración. Gracias por compartirlo Pastor. Deje que Dios le guíe en todo lo que haga! =)

    ResponderEliminar
  19. Pastor que maravillos....nos alienta a seguir y a servir por amor........Orgulloso de haber sido su alumno...Que Dios le siga bendiciendo y lo sigamos teniendo mucho tiempo en la Universidad Linda Vista

    ResponderEliminar
  20. Lindo! Bendiciones, al rato le damos un abrazo y en la noche feliz noche!

    ResponderEliminar
  21. Es lo más sincero que he leído en mi vida, y me alienta porque a pesar de todas nuestras equivocaciones Dios nos espera con los brazos abiertos, gracias pastor por recordármelo. Dios lo bendiga siempre

    ResponderEliminar
  22. El padre amoroso, que siempre esta pendiente de su hijo (a), aun si se equivoca. Ojala aprendiéramos lo que verdaderamente significa pasar tiempo con nuestro papa Dios. Gracias pastor Dios lo bendiga!!! aunque me hizo profundizar-me en este hermoso articulo y me hizo llorar, sin embargo estoy agradecida por escribir sin prejuicios, y sin tapujos. El verdadero cristiano es aquel que se identifica con cada persona. No importa su cultura, estatus economico, raza, credo, etc. Gracias una vez mas y DIOS LO BENDIGA!!!

    ResponderEliminar
  23. Aaaaa que hermoso me encanta la relacion q tiene con Dios, ojala llegue a ser una realidad en mi vida, y lo aseguro porq yo senti la presencia de Jesus en su mirada el instante que lo conoci hubiese dado lo que fuera porque mi esposo hubiese experimentado lo mismo pero no se pudo pero le pido a Dios que lo siga usando es usted una gran bendicion, gracias por dejar que lo use.

    ResponderEliminar
  24. Pastor muchas gracias, lo admiro por tanta sencilles, honestidad y humildad de corazón... es usted una bendición para mi, y para muchos que nos beneficiamos con estas palabras inspiradas por la experiencia y dirigidas por el Esprítu Santo, hoy le dare un abrazo. Dios lo bendice !!

    ResponderEliminar
  25. Gracias pastor por llegar a nuestros corazones y producir aun esos sentimientos de humillación al ver nuestra condición y de todavía tener el privilegio de reconocer que a veces estamos tan sumergidos en nuestro mundo y una vida de "cristianos idealistas" que realmente olvidamos quienes somos y el propósito por el cual estamos en esta tierra......gracias por quitarnos unos minutos de tiempo para voltear al cielo y recordar que debemos retomar el camino original. Dios me lo bendiga en abundancia, es un gran privilegio tenerlo como catedrático. un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  26. si me gustaria estar ahi para yo también darle un abrazo, lo quiero mucho pastor, me enseña muchas cosas.

    ResponderEliminar
  27. wow fue hermoso, esta lectura tenia de todo ha ratos me hacia reir diciendole a Dios lo que podia hacer, de ver el sementerio como shoping y en otra parte me ponia triste pensando...en las cosas que pasan en esta vida...en otras partes es confuso lo que escribe no entendi supurando....pero se entendio el mensaje..muchos exitos ...Dios me lo bendiga

    ResponderEliminar
  28. Pastor, hasta hoy leo este post. Sin duda alguna el Espíritu Santo me llevó el día de hoy a leerlo!
    Hoy fue día de ayuno y oración mundial, y decidí hacer algo diferente... No fui al templo de cuatro paredes; me fui a un parque donde hay un lago, muchos árboles y ahí me recosté mirando al cielo; con mi mochila de almohada. Llevé algunos libros y mi Biblia para estar leyendo y pasar el tiempo "A Solas con Jesús"... En horas de la tarde estuve orando, orando para que Dios me ayudara a amar, pero más que todo a perdonar a quienes nos ofenden; luego me encontré con el capítulo "El Padre Nuestro" de El Discurso Maestro de Jesucristo, wow ese capítulo me ha impresionado y marcado... A la puesta del sol, caminé un poco por el parque, mientras veía patos nadando en el lago; pude ver cómo la "mamá pato" salió del agua y empezó a caminar por la orilla del lago, siendo seguida por diez patitos que se agolpaban caminando y cuando ella se detenía ellos se juntaban (supongo que era por el frío que estaba haciendo...) Ya para ese momento mi corazón estaba derretido, listo para dirigirme a una mesita para despedir el sábado y orar; pero esta vez la oración fue reconociendo la necesidad de ser como esos patitos, de seguir a nuestro padre sin cuestionar ni dudar, y cuando aparentemente él no está haciendo nada, lo que debemos hacer confiar y mantenernos unidos... Así fue mi primer sábado de este año, fue un día bendecido y el leer este monólogo, es el broche de oro para mi día de bendición. Muchas gracias por escribir, por compartir y por su amistad. Se le aprecia mucho.

    ResponderEliminar
  29. Saludos y bendiciones. La expresión de las palabras salidas de un corazón sincero y honesto, siempre habrán de tocar las cuerdas mas sencibles de un corazón buscando saber que Dios es real.

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes, opina por favor