10 claves para comprender al macho alfa de algunos grupos humanos


Si algo he aprendido, es que los “machos alfas”, especialmente de algunos lugares del mundo, suelen exigir algunas comprensiones y pedir a “sus” mujeres, que los entiendan, porque ellos son los que piensan, los que trabajan, los que administran, y aquellos que son religiosos, los que deben llevar el liderazgo en todo, por mandato divino, porque la mujer, aunque no le guste, ha nacido para ser subsidiaria del varón.

Qué espera el macho alfa de "su" mujer:

Que la mujer satisfaga todos sus deseos. Cuando digo todos, eso implica todos, en todos los ámbitos, porque el supuesto es que ella está al servicio de él, así que lo que importa aquí es Él. Si no tiene satisfacción sexual, es culpa de la mujer. Si no goza de la comida, es culpa de la mujer. Si le va mal en el trabajo, su mujer no lo apoyó. Si se siente incómodo en el hogar, la mujer no ha hecho lo posible para que se sienta bien.


Que la mujer está al servicio del varón. Eso implica ser empleada tiempo completo, lo que incluye lavar, planchar, hacer aseo, cocinar, atender a los hijos, cuidar de los menesteres cotidianos de la casa, y cuando lleva ocho horas de cansancio, estar dispuesta como esclava sexual a satisfacer los deseos de su amo. La raíz bíblica de esa premisa (que las mujeres deberían aceptar contentas), es que como el pecado entró por la mujer, las mujeres que vinieron después y no tuvieron nada que ver en la historia de Eva, que se aguanten.

Que la mujer entienda que no nació con la misma capacidad de pensar que el varón. Eso significa que los machos alfa de la raza humana esperan que ellas opinen, pero el mérito de los logros se los den a ellos, por eso que Marie Curie se llama así, aunque el Sr. Curie tuvo muy poco mérito en los descubrimientos de ella. Los machos esperan que ellas nunca digan algo que los pueda dejar a ellos en evidencia. Que ningún otro varón pueda pensar que ellas son más inteligentes, ella, por honor a su macho, debe callar aunque tenga la razón.

Que las mujeres se ubiquen como personas emocionales y no racionales. Eso significa que cuando él se enoja, es porque está muy estresado por su trabajo y está cansado, así que puede gritar, maldecir, y hasta insultar, y hay que entenderlo. Pero cuando la mujer se enoja, es simple y llanamente, una histérica.

Que la mujer no pretenda ningún tipo de liderazgo. El varón es cabeza dicen, los machos alfa, así que la mujer debe obedecer sin chistar y estar dispuesta a que su macho le indique lo que debe hacer, porque ella, pobrecita, por constitución genética y decisión divina, no tiene la capacidad para tomar resoluciones similares a las del macho, ella nació para ser protegida y guiada, no podría valerse por sí misma de otro modo.

Que la mujer sepa que sólo nació para ser madre, y para hacerse cargo de los hijos. El macho alfa no tiene tiempo para lidiar con críos ni menos para fastidiarse acompañándolos y siendo un modelo de vida para ellos. Si quieren educación sexual, la madre. Si quieren ayuda en las tareas, la madre. Si tienen problemas, la madre. Si necesitan ser atendidos, la madre. Sólo el macho actúa cuando hay que disciplinar, porque en eso, él tiene más capacidad de liderazgo para saber dirigir a sus hijos, especialmente si son machos.

Que la mujer sepa que el proveedor es el macho alfa, y si por alguna razón, por circunstancias socio-políticas (es decir, ajenas siempre al macho), ella debe trabajar, no puede descuidar sus deberes del hogar y cuando reciba dinero, debe dárselo a él, porque los machos alfa nacieron con la capacidad innata de administrar, como son más fríos, racionales y calculadores pueden manejar mejor los recursos, pobrecitas ellas, sólo están para gastar.

Que la mujer se encargue del hogar (matrimonio, es decir, cosas de mujeres), porque los varones están para cosas más importantes (patrimonio, es decir, cosas de varones). Si él toma una decisión económica, ella debe apoyarlo, aunque no entienda, aunque como mujer difícilmente entenderá las decisiones de su macho alfa. Que si él decide salir con sus amigos, es por negocios, pero cuando ella se junta con las amigas, es por pelambre. Que si él se tiende en la cama es para descansar, pero si lo hace ella es porque es floja.

Que la mujer sepa que está subordinada en todo al marido. Debe someterse unilateralmente, porque él, el macho, nació más sabio y competente, por lo tanto, sabe lo que la mujer necesita en todo orden de cosas, en todo. Si se somete y lo hace feliz a él, todo bien. Si se le ocurre ser feliz a ella y no someterse, entonces, estará alterando la decisión divina. Todo irá bien mientras EL esté feliz. No se olvide que ella es de él, por eso debe renunciar a su identidad, empezando por el apellido.

Que la mujer sepa que el varón es el líder espiritual dentro y fuera del hogar. Que ella no se atreva a contradecirlo en alguna interpretación religiosa, de ningún tipo. Ella no tiene la capacidad ni está comisionada para ello, esa es prerrogativa de machos. La mujer obedece, el varón indica el camino. Sólo las que obran así son felices y cumplen los deseos divinos, que se ubiquen.


IMPORTANTE: Esto es una ironía. Cualquier similitud con la realidad es mera coincidencia.

Dr. Miguel Ángel Núñez, 2014

1 comentario:

  1. Definitivamente genial!!! Como ironía narrativa, no hace más que describir una triste realudad de la vida cotidiana. Sería irrisorio imaginar, en un plano real, que lo descripto fuera a la inversa.
    Para muchos, "la cultura y las tradiciones" justifican tal debacle de género. Lo curioso es que los machos alfa... también descienden de madres, mujeres al fin. ¿Podrá ser posible que un macho semejante provenga de una sometida irrecuperable? Para el debate, ¿no?

    Lic. María del Pilar Olmedo
    Trabajadora Social- Perito Judicial

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes, opina por favor