Verdad y comunión

Dr. Miguel Ángel Núñez


Verdad sin comunión es teoría muerta.

La expresión más utilizada por cierto sector de cristianos es “verdad”. Buscar la verdad es un motivo fundamental en el hecho religioso. Sin certeza no tiene sentido seguir una determinada doctrina. Sin embargo, verdad sin comunión es mera certeza sin valor.

La iglesia no es una comunidad de adoradores de la verdad, eso sería idolatría. Una iglesia es fundamentalmente una comunidad de creyentes que se reúne en torno a la convicción de que la vida sin la divinidad carece de valor. Sin embargo, ¿por qué no buscar a Dios en la intimidad de la soledad siendo que el acto religioso es fundamentalmente una acción personal?

La razón por la que participamos de una congregación religiosa, no es porque necesitamos la certeza de la divinidad. Esa convicción la tenemos sin tener necesidad de pertenecer a una congregación. La iglesia otorga un sentido de pertenencia y le da al creyente comunión al ser parte de una comunidad… valga la redundancia.

El sentido de comunidad

Cuando se cree que la defensa de la verdad lo es todo se olvida que el distintivo fundamental del cristiano no son sus convicciones sino sus acciones.
Jesús dijo:

En esto conocerán todos que sois mis discípulos, si tuviereis amor los unos con los otros (Juan 13:35).
Es tan importante lo que Jesús dijo como lo que no dijo. ¿Qué no dijo?
  • Que seríamos conocidos por nuestras ideas.
  • Que los cristianos serían identificados por sus convicciones.
  • Que la verdad y la doctrina, sería más importante que la comunión.
  • Que defender la “verdad” sería lo más importante de la vida religiosa.
  • Que construir una “denominación” o “una congregación” sería más importante que la relación entre los cristianos.

¿Qué dijo Jesús?

QUE SERÍAMOS CONOCIDOS POR TENER AMOR UNOS CON LOS OTROS. Es decir, el distintivo no sería la convicción de verdad sino la certeza de comunión.

Hay una expresión en el texto que habitualmente se pasa por alto y es la sencilla expresión “con”. El sentido de “con” está relaciono con la idea de “compartir, convivir, comunicar, comunión y estar con otro”. Lo que implica que Jesús no estaba pensando en “por”, que implica una teoría del amor a la distancia. El “por” es impersonal, lejano, teórico, frío. El “con” conlleva presencia, sensación de pertenencia, cercanía, vínculo.

La defensa de la verdad, sin comunión, es una contradicción al mensaje de Cristo.

Cuando defiendo la verdad, por más sublime que sea, descalificando, señalando, motejando, acusando, maltratando, difamando… con esos actos contradigo la verdad que pretendo señalar.

La verdad no es teoría

El concepto complejo que le cuesta a muchos entender es que la verdad cristiana no es doctrina, no es teoría, ni siquiera es teología. La verdad es una persona. Jesús dijo:
Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Juan 8:32)
Los teóricos de la verdad, los que se congracian en defender doctrinas a como dé lugar, sin detenerse a pensar si lo que defienden será de ayuda o no para alguien, enseguida piensan en “verdades” teóricas, objetivas (como si eso existiera), defendibles, argumentativas, razonables, apologéticas.

Sin embargo, Jesús está hablando de otra cosa. No es teoría lo que busca. Lo que enseña es otro concepto y se lo dice a los judíos que lo escuchan y que inmediatamente comenzaron a argumentar con Jesús. Jesús agregó:
Si el Hijo os hace libres, seréis verdaderamente libres (Juan 8:36).
Evidentemente no está hablando de teoría sino de experiencia, de relación, de “conocimiento” a la manera como lo entiende Dios que siempre va por el lado de la intimidad y no de la teorización.

Jesús está hablando de sí mismo, no de un cuerpo doctrinal teórico y frío. Es lo que les enseña a sus discípulos cuando se está despidiendo de ellos.
Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6).
La verdad es una persona no es una teoría. Sin relación con esa verdad, que es Cristo, entonces la verdad deviene en defensa de argumentos que llevan lejos de la acción que Jesús impulsaba. No se llega al cielo con teorías sino con la experiencia vital de conectarse con “la verdad” no de Cristo, sino con él mismo. 

Jesús no es una verdad, él es LA verdad. La verdad no es una teoría, es una PERSONA y no se logra vivir en la verdad, sin vivir en Jesucristo.

La tragedia del cristianismo “verdadero”

En su monumental obra en 10 volúmenes Historia criminal del cristianismo, el historiador y crítico alemán Karlheinz Deschner hace el más riguroso e implacable análisis del pasado oscuro del cristianismo en su lucha por conquistar y conservar el poder, en todos los órdenes, empezando por las iglesias locales. Las secuelas de horror que ha dejado un cristianismo apartado de los ideales de Cristo son pasmosas, digna de la más oscuras novelas de Stephen King.

Cuando la teoría de la verdad es lo único que hay en el horizonte, entonces, se pervierte el sentido del cristianismo en aras de objetivos distintos a los que tenía Cristo.

Buscar la teoría cristiana sin los ideales de Cristo es asesinar a Jesús nuevamente.

Las peleas intestinas del cristianismo, que siempre han existido, y lamentablemente seguirán dándose ha eliminado del horizonte la búsqueda de la comunión, no sólo con Dios, sino entre los cristianos.

Juan, 30 años después de la ascensión de Cristo, y habiendo entendido el sentido que tenía la búsqueda que Jesús inició señala:
Si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros (1 Juan 1:7).
El énfasis de estar en la luz no es la defensa de una teoría sino el tener comunión unos con otros. La comunión es la evidencia de la comunión previa con Jesús. No es la defensa de una teoría lo que nos hace cristianos, sino la forma de vida que tenemos en la vinculación con los otros, especialmente con quienes son nuestros “hermanos” y parte de la “comunidad”.

Una iglesia sin comunión es únicamente un club religioso que fomenta el orgullo, la vanidad y la suficiencia propia.

Copyright: Dr. Miguel Ángel Núñez

8 comentarios:

  1. Espectacular!! me quedo con la última frase pastor, en estos tiempos siento que mi Iglesia se identifica... espero que podamos despertar!!

    ResponderEliminar
  2. Por desgracia somos demasiado rápidos en ver el pecado, la debilidad y las faltas de los demás y ciegos en ver el nuestro. La mayoría de los buscadores de la verdad se vuelven intolerantes con los demás. Como lo ha escrito antes Pastor esta auto engaño es producto de no entender la gracia y la sencillez del mensaje de Jesús. De verdad vale la pena examinarnos y salir de la teoría que no es mas que formas huecas. "Amor y verdad son las dos cosas de Dios. La verdad es el fin y el amor es el camino." Gandhi

    ResponderEliminar
  3. La Verdad vino a este mundo. Y La Verdad no fue recibida con bombos y platillos. Y es que, es ta difícil comprender o entender que es La Verdad. Solo mediante una genuina convivencia con La Verdad, es posible andar en la verdad. Jesús dijo: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí (Juan 14:6). Y al andar en La Verdad, que es la persona de Nuestro Señor, podremos sin lugar a dudas tener una verdadera comunión con nuestros semejantes así de "simple" pero maravillosa a la vez. Que ciegos somos ante esta maravillosa VERDAD. Gracias pastor por su impecable argumentación!!! Dios lo siga usando en su Obra Maravillosa!!! Dios lo bendiga!!!

    ResponderEliminar
  4. Gracias pastor por compartir estos hermosos conceptos sobre la verdad. Que Dios nos ayude a poinerlo en pranctica cada dia.
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  5. DIOS NOS AYUDE A ENTENDER LA ÚLTIMA FRASE QUE Ud. ESCRIBE EN ESTE ARTÍCULO.

    ResponderEliminar
  6. Cuando entendamos que la iglesia es un cuerpo de creyentes “pecadores”, entonces nuestra forma de actuar entre nosotros será diferente, no buscaremos el perfeccionismo litúrgico en nuestras reuniones y actividades, ya que, actuaremos en armonía con la misión de la iglesia RESTAURAR AL PECADOR. Tolerando nuestras diferencias y aceptándonos como hijos de Dios.

    ResponderEliminar
  7. Buen tema ya que estos ultimos meses me preguntaba donde esta la verdad, me ha ayudado a resolver algunas dudas que tenia aun asi falta mucho aprender de este tema, me gusto mucho...=)
    Si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros (1 Juan 1:7).
    Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres (Juan 8:32)

    ResponderEliminar
  8. la verdad es practica y no teroia que la verdad pueda alumbrar nuestro cmino, gracias pastor por compartir estos primcipios

    ResponderEliminar

Tus comentarios son importantes, opina por favor